Someterse a una operación de cirugia de mamas es una decisión que debemos haber reflexionado muy bien, tras recabar toda la información necesaria. Los avances en este campo son cada vez mayores, y por lo tanto, los riesgos son menores, pero aún así es importante conocer a qué nos vamos a enfrentar y cómo será el resultado que vamos a obtener, para no crearnos falsas expectativas. También hemos de saber cuáles son las opciones para poder elegir la que mejor se adapte a nuestras necesidades.
Hay diferentes procedimientos y tipos de implantes mamarios a tener en cuenta.

Para empezar, el implante puede colocarse o bien debajo del músculo pectoral o bien sobre él y por debajo de la mama, ello depende del tipo de seno de la paciente. También puede hacerse por vía axilar, areolar o submamaria.

Después, hay que conocer los distintos tipos de implantes, pues varían en tamaño, forma, perfil, textura y tipo de relleno:

- Las dos formas principales son la redonda y la anatómica, esta última con forma de lágrima, permite un resultado más natural.

- La textura puede ser rugosa o lisa. La textura rugosa permite que el tejido mamario se integre mejor en el implante, mientras que el liso podría deslizarse.

- Hay dos tipos de relleno. En los implantes de silicona, que son los más habituales, el relleno es de una especie de gel de silicona cohesivo que da un aspecto y una textura más natural, además hace que en caso de rotura del implante no salga ningún líquido. Luego están los salinos, que se rellenan durante la operación con una solución de agua salada. El aspecto final es más acuoso de lo que sería un pecho real, así que el resultado no es tan natural. Estos implantes de suero empezaron a usarse cuando se pensaba que la silicona tenía alguna relación con las enfermedades del tejido conectivo, pero actualmente se ha descubierto que no existe tal relación, por lo que los de silicona siguen siendo la mejor elección. No obstante, el suero tiene una ventaja y es que, en caso de rotura del implante, el contenido es absorbido de forma natural por el cuerpo.

- Implantes de poliuretano. Son de silicona con cobertura de poliuretano. Se usan en contracturas capsulares.
La elección final depende de la paciente y del cirujano, pues él es quien mejor nos aconsejará y velará por nuestra salud tras haber examinado nuestro caso en profundidad.