cirugia de mamas

Si sientes que la forma natural de tus senos son grandes o demasiado generosos de tamaño, la idea de reducción de senos puede haber pasado por tu cabeza en más de una ocasión. Aunque hay una serie de beneficios asociados a la reducción de mama, no es adecuado para todas las mujeres.

Aquí hay tres signos que pueden ayudar a decidir si tú podrías ser candidata para una cirugia de mamas:

- 1. Dolor persistente en espalda, cuello y hombro

Las mujeres con senos grandes a menudo sufren de dolor continuo en la espalda, el cuello o el hombro, aunque es posible que no se den cuenta de que sus pechos son la fuente de su malestar. Cuando los senos demasiado grandes se vuelven demasiado pesados para el cuerpo, los hombros se desploman en una mala postura para compensar este peso excesivo, lo que a su vez coloca la columna vertebral y el cuello en formas equivocadas.

Si has intentado todo para deshacerse de ese dolor de espalda superior sin éxito, la reducción de senos podría ser la respuesta que has estado buscando.

- 2. Tus pechos logran interferir con tus actividades normales

Si tus pechos interfieren con tu estilo de vida físicamente activo en la medida en que te has reusado a participar en deportes o ejercicio, puedes beneficiarse de una cirugía de reducción de senos. A menudo, las mujeres encuentran que la cirugía de reducción de senos les permite participar cómodamente de nuevo en las actividades atléticas que dejaron de disfrutar desde hace mucho tiempo atrás.

- 3. Si posees malestar físico o emocional

Mientras que los malestares físicos asociados con los pechos grandes son bien reconocidos, las mujeres también pueden sufrir de intensa angustia emocional debido a la apariencia de sus mamas. Para algunas, una figura voluptuosa puede dar lugar a sentimientos de auto-conciencia, sobre todo cuando se requiere el uso de trajes de baño y otras prendas reveladoras. Una reducción de senos puede ayudar a no sentirte como si fueras un imán para la atención no deseada, y dejar que vayas sobre tu rutina diaria normal en paz y tranquilidad.

Sin lugar a dudas, más grande no es siempre mejor; sobre todo para las mujeres que están sufriendo física o emocionalmente debido a sus grandes pechos. Si deseas realizar una cirugía de reducción de senos, te aconsejamos que consultes con tu especialista, ya que solo él podrá decidir si eres o no candidata al procedimiento.