Contar con el asesoramiento de profesionales de contrastada experiencia en muy importante a la hora de una mamoplastia. Aún así, hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones para que la operación sea un completo éxito.

Preparativos de la cirugía de mamas

Cuando te hayas decidido a dar este paso debes proporcionar a tu médico toda la información sobre las enfermedades que padeces además de los medicamentos que utilizas. El especialista comprobará tu estado de salud explicándote el tipo de operación que tu caso requiere así como las características y pormenores de la cirugía.

Tu médico también tiene que asesorarte en relación a las medidas que debes tomar antes del día de la operación, como por ejemplo: dejar de fumar y tomar bebidas alcohólicas, ingerir bastante líquido o evitar fármacos anticoagulantes.

El día de la operación

En la mayoría de las intervenciones es necesario que el paciente ingrese en el hospital al menos un día para que su recuperación sea más cómoda y segura. El doctor está encargado de explicarte los medicamentos que debes tomar, el tiempo de ayuno estimado y sobre todo la necesidad de que un adulto te acompañe en los primeros días de este proceso.

En la cirugía de mamas se utiliza la anestesia general, una técnica más segura para el paciente y más cómoda para los cirujanos. Por el contrario, algunos especialistas utilizan la anestesia local y sedación, una fórmula que se presenta más molesta para los pacientes y mucho más restrictiva para que los médicos puedan trabajar adecuadamente.

Recuerda acudir al hospital tras el aseo habitual pero sin maquillaje, cremas hidratantes, lentes de contacto u objetos de valor.

Postoperatorio y vuelta a casa

Desde el día de tu salida del hospital deberás seguir estrictamente las indicaciones de tu médico. En uno o dos días podrás desenvolverte con normalidad aunque tendrás que mantener una medicación. Recuerda que tu actitud y cuidado es determinante en tu restablecimiento.

Evita realizar grandes esfuerzos físicos y movimientos bruscos así como el sedentarismo. Además, elude las exposiciones prolongadas al sol para impedir la aparición de cicatrices. Después de unas semanas tu cirujano será el encargado de quitar los puntos de sutura aunque será un poco más tarde cuando las mamas recuperarán su aspecto normal.

Mantén tu calendario de visitas al doctor y consúltale cualquier medicamento que tengas intensión de tomar. Progresivamente tu cuerpo asimilará la cirugía de mamas mejorando así tu aspecto y autoestima.