Las mujeres que desean un aumento de sus senos no ven en la crisis un impedimento. Este tipo de intervenciones quirúrgicas apenas se ha resentido durante los años de sequía económica. Incluso en pleno azote de la recesión económica (Año 2010), el número de mamoplastias aumentó un 8%. Ya entrados en la primavera y con la llegada inminente del verano, muchas mujeres deciden someterse a una mamoplastia de aumento. Si contemplas la posibilidad de aumentar tu busto, a través de estas líneas te aclaramos los aspectos más relevantes acerca de este tipo de intervenciones.

- ¿Cómo se efectúa?

Por lo general se realiza en régimen ambulatorio, es decir, sin que la mujer tenga que permanecer hospitalizada tras la operación, y con anestesia sin intubación, que permite una cirugía cómoda y liviana, sin ninguna clase de dolor durante el procedimiento. La recuperación es muy rápida, puesto que la paciente puede estar en su hogar en unas tres o cuatro horas después de la intervención.

- Tamaño

Respecto a las tendencias en el aumento de los senos, es cierto que las mujeres han ido cambiando de elección: los implantes extremadamente grandes, que causaron sensación hace algunos años, han tendido ha disminuir en gran medida. Por lo general, la mujer de hoy en día, aparte del aumento, busca reafirmar el busto y que el resultado final sea proporcionado y estético.

- ¿qué mujeres se someten a una mamoplastia de aumento?

Las mujeres que requieren una mamoplastia son aquellas que sienten que el tamaño de sus senos es pequeño o desproporcionado con su figura, ya sea por un desarrollo insuficiente o por una asimetría congénita. Asimismo, las mujeres que tras dar a luz sufren una disminución y una notoria caída y flacidez en sus senos, tienden a acudir a la clínica para someterse a un aumento. Es importante recordar que, antes de optar por un aumento de mamas, hay que informarse convenientemente acerca de las expectativas reales, en cuanto a los resultados que se pueden lograr; solo un especialista experimentado pude brindar tal información.

. Perfil de la mujer española que se somete a una mamoplastia

Suelen ser mujeres con una edad comprendida entre los 20 y 45 años. La mayoría son mujeres trabajadoras con independencia económica, que se preocupan en gran medida por su aspecto y por ofrecer una apariencia agradable a la vista de los hombres.


En definitiva, lo más importante es escoger una clínica apropiada, que no solo se preocupe por ofrecer un buen resultado estético, sino por la máxima seguridad durante todo el proceso. El resultado final dependerá de la morfología previa de los pechos, del plano de colocación, de la vía de introducción o abordaje, del tipo de prótesis y, principalmente, de una adecuada indicación efectuada por un cirujano plástico con experiencia.