El blog sobre la mamoplastia Instituto de Cirugía Estética y Plástica Dr. E. Lalinde

Mamoplastia: Conseguir el tamaño perfecto

El tamaño, la forma y la disposición de los pechos son motivo de complejo para muchas mujeres y puede derivar en un estado de inseguridad y pérdida de autoestima muy negativo para el desarrollo de su vida social.

La mamoplastia es capaz de solucionar muchos de estos complejos restaurando la forma natural de unos senos bonitos y mejorando notablemente la calidad de vida de la paciente.

En qué consiste la mamoplastia de aumento

La mamoplastia o mamoplastia de aumento es un procedimiento quirúrgico realizado por especialistas en cirugía plástica y cuyo objetivo es el de corregir el aspecto de las mamas a través de la implantación de prótesis. Se realiza en un centro hospitalario, con anestesia general y todos los medios necesarios para que la paciente sea atendido con las máximas garantías.

Como cualquier otra intervención quirúrgica, la mamoplastia puede entrañar determinados riesgos, pero con los actuales equipos y los avances en la tecnología del sector estos se han minimizado, por lo que se trata de una operación muy segura y con resultados inmejorables en un alto porcentaje de los casos.

¿Cuál es el tamaño normal de los pechos?

Realmente no se trata tanto de una cuestión de tamaño como de proporciones. Mediante un estudio personalizado de cada caso los especialistas podrán realizar una valoración de la paciente y determinar cuál es el tamaño de mamas más adecuado atendiendo a los siguientes factores:

- Disposición del tejido mamario.

- Altura del pezón.

- Simetría del conjunto areola - pezón.

- Alteraciones torácicas o de la columna vertebral.

¿Cómo afectan a tu vida los implantes mamarios?

Los implantes mamarios no se comportan de igual manera que la grasa y los tejidos naturales. Por eso, tras la mamoplastia de aumento las pacientes pasan por un período de adaptación a sus nuevas mamas en el que deben tener en cuenta algunos aspectos, especialmente durante los 15 días inmediatamente posteriores a la intervención:

- Utilizar sujetadores especiales.

- No tomar aspirinas u otros medicamentos que pudieran dificultar el proceso natural de cicatrización.

- Realizar los masajes en los senos que el cirujano le recomiende con el fin de evitar el encapsulamiento de la prótesis.

- No levantar grandes cargas de peso ni realizar esfuerzos con los brazos.

Una vez superada esta fase inicial de adaptación, la paciente se irá sintiendo más cómoda y segura con sus nuevos senos a medida que pase el tiempo.

Mamoplastia : Edad recomendada para la cirugía.

La cirugía estética es un tema de actualidad que ha dejado de ser tabú y el cual está a la orden del día. La mamoplastia es, dentro de este campo, una operación a la que cada vez se someten más mujeres y la que mayor porcentaje ocupa dentro del sector médico-estético. Por ello, las técnicas empleadas son muy avanzadas y los riesgos que pueden derivarse son bajos.

Como en toda cirugía plástica, es importante tener en cuenta varios factores, entre ellos la edad. ¿Cuál es la edad recomendada para una operación de mamoplastia?

Realmente, no existe un rango de edad específico para realizar este tipo de intervención médica aunque siempre hay que tener en cuenta algunas recomendaciones como esperar al fin del desarrollo de los pechos, es decir, una vez pasada la etapa de la adolescencia. Este período se ve envuelto en cambios corporales. Normalmente se produce un cambio notable en el aumento de pecho.

También es aconsejable, en caso de aquellas mujeres que están buscando quedarse embarazadas o están en estado, esperar a dar a luz ya que se ocasionan variables bruscos en el peso y, de este modo, en el tamaño de los senos.

No todas las mujeres se someten a una operación plástica por razones estéticas, en muchos casos, existe una necesidad sanitaria o psicológica.

Por lo tanto, en cualquier caso, lo mejor es acudir al centro específico en el que vayas a ser tratada y que el médico analice las determinadas circunstancias que varían según el tipo de mujer. Además, un experto puede prever tu cuerpo y saber cómo, por ejemplo, va a cicatrizar tu piel, cómo es esta de elástica, cuánto tiempo necesitarás en el postoperatorio y demás factores que sólo podemos confiar en manos de un profesional.
Es muy importante que se estudie muy bien cada caso, ya que las prótesis que se utilizan en estas intervenciones son distintas según paciente.

También es importante considerar que al realizarse una operación se requiere de anestesia y por lo tanto, estudiar este aspecto es muy importante ya que no todas las personas son tolerantes en algunos casos.

Tanto la mamoplastia de aumento como la de reducción necesitan ser tratadas atendiendo a unas circunstancias.

Mamoplastia : ¿Qué pruebas comprende un estudio preoperatorio?

Como es sabido, la mamoplastia o aumento de mamas o pecho, a pesar de no ser una operación de alto riesgo por la seguridad del paciente exige una evaluación y un estudio pre-operatorio. Donde también es importante valorar concretamente las distintas características del paciente donde también implica tomar medidas de la anchura de la base glandular, adecuada cobertura cutánea y capacidad de distensión de la piel, areola y pezón. No hay que olvidar que el profesional tiene que tener especial cuidado con las personas que tengan una cobertura cutánea demasiado fina. En ese estudio previo se hace una valoración de la forma de mama, su caída, tamaño y forma en relación con la futura colocación de la prótesis. Son muchos los aspectos que hay que tener en cuenta respecto a la salud de la persona que va a ser operada y es el profesional quien tiene que valorar las pruebas que son necesarias. Por ejemplo en personas fumadoras hay que advertirles que deben dejar de fumar unos 15 días antes y después de la operación. Este simple hábito puede traer serias secuelas y determinadas complicaciones. Aunque hemos hablado de los aspectos más importantes debes tener en cuenta también los siguientes:

1. El estudio previo a una operación de mamoplastia debe hacerse 48 horas antes como mínimo. 

2. Ser curiosa y preguntar al profesional que lleva tu caso, todos los detalles de la operación desde las pruebas preoperatorias, anestesia, operación y postoperacion. Es importante también el Electrocardiograma para valorar el estado del corazón de cara a la anestesia y la operación en general. Por otro lado también se realizan radiografía del Tórax que al ser una prueba donde implica radiación solo es recomendada en ciertos casos y es el especialista quien se encarga de valorar si e necesario. Lo mismo ocurre con la prueba de orina que solo será necesaria en algunos casos concreto donde se sospeche que la persona toma algún tipo de drogas o tiene problemas renales. Es importante realizar mamografía, resonancia magnética o Eco de mamas si se sospecha previa exploración física que es posible que exista una lesión mamaria. Por último también suelen hacerse estudios Eco-Doppler de los miembros inferiores, prueba muy importante que refleja el estado de los vasos de las extremidades y su retorno venoso para estar seguro que no exista un posible riesgo de trombosis venosa profunda que puede ser muy peligroso de cara a la operación.

Mamoplastia : Como conseguir una talla perfecta adaptada a tu físico.

Una talla de pecho demasiado grande o demasiado pequeña puede provocar una serie de problemas médicos, psicológicos o físicos, tales como dolor de espalda, irritaciones de la piel, problemas de deformación ósea, e incluso respiratorios y de baja autoestima, que pueden ser solucionados con una mamoplastia, En esta intervención quirúrgica se puede reducir o aumentar el tamaño de los senos. La reducción permite disminuir la grasa, la piel del pecho y el tejido de las glándulas, para lograr un pecho más ligero y firme, El aumento, normalmente, responde a factores psicológicos asociados a algún tipo de complejo o inseguridad de la paciente, También, suele utilizarse esta técnica, en la reconstrucción de los senos amputados, tras una operación.

El objetivo que se pretende, sea cual sea el tipo de intervención, es conseguir una mejor proporción con el resto de las medidas cuerpo.

Un requisito imprescindible para realizar la mamoplastia es la necesidad de que la mama esté totalmente desarrollada y, además, la paciente haya logrado alcanzar la madurez psicológica para comprender todo el procedimiento y sea realista a la hora de enfrentarse con los resultados.

No se recomienda esta operación, en las mujeres que se encuentran amamantando a sus bebés.
Las cicatrices de la mamoplastia son más visibles en las personas fumadoras, por lo que se recomienda evitar fumar antes de la intervención.

En las personas jóvenes se puede utilizar una técnica de reducción vertical, en el que se disminuye el número de cicatrices.
En todos los casos, es conveniente realizar un diagnostico personalizado de cada paciente, para realizar la intervención según las características de los tejidos involucrados,

Si la piel de la paciente es muy seca, después de la operación deberá aplicarse una crema hidratante, varias veces al día, sin que llegue a tocar el lugar de la sutura, que deberá permanecer siempre seco.

Respecto a la talla que se desea obtener tras la mamoplastia, no existe una regla universal. La decisión, de elegir el tamaño de los implantes mamarios, vendrá condicionada por el gusto personal de la paciente, por las proporciones del cuerpo o por cual es el look que se pretenda lograr. Por supuesto, es importante considerar la opinión del cirujano que vaya a realizar la operación, él sabe mejor que nadie qué talla quedará mejor, según la complexión, es decir, según el tamaño de la caja torácica de la paciente, de la forma del pecho y del volumen natural de los senos, también valorará la altura y el peso de la paciente.

Mamoplastia: Cuando se recomienda una reducción.

La cirugía de reducción de mamas es también conocida como mamoplastia de reducción. El objetivo de la cirugía de reducción de senos es disminuir la medida de sus pechos y formarlas de nuevo, con el objetivo de que sean proporcionales a su cuerpo y que estas no causan ningún tipo de malestar físico.

La cirugía de reducción de senos ofrece dobles ventajas de mejorar tu apariencia mientras que calma la carga emocional y física de los pechos excesivamente grandes.

¿Por qué considerar la cirugía de reducción de mama o mamoplastia?

Se debe considerar si:

- Si tus senos son muy grandes para tu tamaño corporal y la forma, y esto causa dolor en el cuello, la espalda o el hombro.
- Si tienes senos de gran tamaño, pesados y con areolas que apuntan hacia abajo.
- Si una mama es más grande que la otra.
- Si no estás satisfecha con el gran tamaño de tus senos.

Cosas a tener en cuenta acerca de la cirugía de reducción de senos

Pros

- Tus pechos se sienten más firmes y estarán en mejor medida con tu cuerpo.
- La cirugía de reducción de mama aliviará el dolor en el cuello, la espalda y en el hombro. Además, la realización de ejercicio y la respiración serán más fáciles.
- Tus prendas se adaptarán de una mejor manera y te sentirás más confiada acerca de tu apariencia corporal.

Contras

- Puede haber una reducción en la sensación en algunas áreas, incluyendo las areolas.
- En algunos casos, las mujeres se quejan de que sus senos y las areolas se ven ligeramente irregulares, pero esto sucede en raras ocasiones.
- Puede haber algún problema relacionado con la lactancia materna en casos raros.

Aquí hay algunas razones por las cuales las mujeres consideran la cirugía de reducción de mama:

- Tener dolor de cuello y espalda, o sufrir de irritación de la piel debajo de los pechos.
- Problemas en la respiración y desarrollo de surcos en los hombros debido a los tirantes del sujetador.
- Debido al exceso de peso, se sufre de entumecimiento en los pechos, lo cual deriva en una mala postura.
- Es difícil comprar vestidos que ajusten de buena manera.
- Falta de confianza debido al tamaño excesivo de los pechos.
- Ser una persona madura y lo suficiente consciente para saber que de desarrollo de los senos ha cesado.

Mamoplastia de reducción: conoce sus ventajas

Recientemente se hizo un estudio, publicado en la revista Plastic and Reconstructive Surgery, en donde se aplicaron distintas pruebas a personas que acababan de pasar por una mamoplastia de reducción. El resultado del estudio fue sorprendente, ya que la mayoría de las mujeres sometidas a este procedimiento habían presentado mejoras drásticas en su calidad de vida. Algunos de los beneficios que reportaron se agrupan en tres grandes áreas que te detallamos a continuación:

Beneficios físicos
La mamoplastia de reducción es un procedimiento quirúrgico importante, sin embargo poco después de que te lo practiques, podrás ver los primeros beneficios del mismo, algunos de los cuales son los siguientes:

Disminuye la tensión en la espalda y el cuello, que se traduce en una desaparición de los dolores en estas zonas.
Los surcos producidos por los tirantes del sostén desaparecen
Si antes sufrías de problemas respiratorios, estos deberán reducirse después de la mamoplastia
Ya no sufrirás dificultades para dormir debido al tamaño de tus senos


Beneficios psicológicos
Tal vez estos son los beneficios más drásticos de la mamoplastia, algunos de los cuales son los siguientes, sin que la lista se reduzca sólo a ellos:

Disminuye la depresión y ansiedad
Mejora la autoestima
Tendrás grandes beneficios en tu calidad de vida
Ya no tendrás que soportar comentarios no deseados debido al tamaño de tus senos
Te sentirás más segura de ti misma y mucho más cómoda con tu cuerpo


Beneficios en la apariencia personal
Aunque los beneficios anteriores son muy importantes, no podemos pasar por alto las grandes ventajas que conlleva la mamoplastia en la apariencia física:

Tendrás una silueta más proporcionada y estilizada
Tus senos tendrán una apariencia más firme y ya no lucirán caídos
El tamaño de tu aureola será más pequeño
Diminuirá considerablemente tu eterno problema de encontrar ropa que ajuste adecuadamente
Ya no tendrás problemas para practicar ejercicios o cualquier otra actividad física, ya que te será mucho más cómodo


Los cirujanos estiman que en un plazo de seis semanas podrás ver los primeros beneficios de la mamoplastia. Si sufres física o emocionalmente a causa del tamaño de tus pechos te recomendamos que busques el consejo de un cirujano plástico certificado.

¿ Cuando hacer una mamoplastia ?

La mamoplastia es lo que conocemos como una operación quirúrgica de aumento de pecho, para conseguir aumentar el tamaño y la forma de las mamas. Deberíamos plantearnos someternos a esta intervención para solucionar diversos problemas o situaciones como son las siguientes.
Mamas hipoplásicas
Cuando existe una falta de desarrollo en las mamas podemos recurrir a la intervención quirúrgica. Aunque tanto las mamas pequeñas son completamente normales, pueden acomplejar físicamente y psicológicamente con respecto a otras mujeres con los senos mayores. Creando inseguridad por la imagen que nuestra silueta ofrezca. Para ello someternos a una mamoplastia es ideal para conseguir reforzarse mentalmente y conseguir el busto que siempre hemos deseado.
Después del parto
Durante el proceso de embarazo y posterior parto puede haber importantes cambios en las mamas, la más frecuente el la reducción de volumen de la glándula mamaria, dejando un pecho flácido. Cuando el pezón está por encima del surco inframamario una mamoplastia es la solución perfecta, porque corregiremos el volumen perdido por el embarazo y parto con una prótesis. Recuperando y realzando el busto mejor incluso que antes del embarazo.
Asimetria mamaria
Cuando hay una diferencia notable en tamaño y forma entre ambas mamas nos lleva a una mala percepción de la feminidad de la mujer. Los motivos pueden ser muy variados, Pero ante este problema podemos ponernos en manos de los profesionales para que devuelvan la simetría y armonía a nuestro busto. Es importante definir con nuestro cirujano plástico el volumen y la forma que busquemos, para después obtenerlas en las dos mamas. Debemos tener en cuenta que si queremos obtener un resultado óptimo y perdurable los cambios que realicemos deberán ser por igual en ambas mamas. Dado que un seno natural, de grasa, con el paso del tiempo se caerá frente a una mama con prótesis.
Senos caídos
Con el paso del tiempo y diversos factores como, embarazo, lactancia, perdida elasticidad de la piel, las mamas se descuelga y pierden su firmeza. Cuando esto sucede y la caída no es excesiva el problema se resuelve con la intervención quirúrgica para colocar unos implantes para devolver la firmeza al pecho. Aunque sí con la prótesis el cirujano plástico cree que no será suficiente ,por el exceso cutáneo y que la propia prótesis no lo compensa, a la mamoplastia habrá que realizar también una mastopexia.
Mama tuberoso
Una forma anómala en el desarrollo de la mama en la adolescencia da lugar a un seno tuberoso, el cual se ha desarrollado poco en su anchura inferior, siendo esta la malformación más habitual de la mama. Por lo que es una intervención muy habitual de mamoplastia, aunque en cada caso el cirujano plástico debe estudiar detenidamente los senos afectados para buscar la mejor solución.

El cuidado en cirugía para conseguir los mejores resultados.

Hay tres categorías generales de mamoplastia (cirugía estética) realizadas en los senos: aumento, reducción y reconstrucción.

AUMENTO DE SENOS

El aumento de senos se realiza con implantes que pueden ser sometidos a un músculo del pecho o sobre un músculo del pecho. La incisión se puede colocar por la axila (sobaco), la areola o el pliegue de la mama. En general, todos los aumentos de mama son procedimientos mínimamente invasivos, que implican incisiones que son sólo de tres centímetros de longitud. Para aumentos en los que la incisión se hace en la axila, se puede usar un endoscopio (tubo delgado con una cámara pequeña y ligera) durante el procedimiento.

Los implantes de senos se componen de una cápsula de silicona rellena con solución salina o gel de silicona. El aumento de senos es un procedimiento relativamente sencillo. Al igual que con cualquier cirugía, se asocian cierta incertidumbre y algo de riesgo con la cirugía. Conozca sus inquietudes y expectativas. Revise los beneficios, riesgos y alternativas. Consulte con su cirujano plástico.

REDUCCIÓN DE SENOS

Durante este procedimiento, se elimina el exceso de piel, grasa y tejido mamario.

Después de la cirugía, la reducción de senos puede causar un cambio en la sensibilidad de la mama, así como la incapacidad de amamantar. Si la lactancia materna es importante para usted, es posible que desee considerar posponer un procedimiento de reducción de mama hasta que haya terminado de tener hijos.

Después de la reducción de mama, la mayoría de las mujeres reportan alivio de los síntomas causados por tener pechos de gran tamaño.

RECONSTRUCCIÓN DEL SENO

La reconstrucción del seno se realiza a menudo en las mujeres que se someten a una mastectomía como tratamiento para el cáncer de mama. El procedimiento recrea un pecho con la apariencia deseada, contorno y volumen. El pezón y la areola también se recreaN.

La apariencia, el contorno y el volumen de la mama se pueden recrear con implantes o con el propio tejido de la mujer. Si se utiliza un implante, el implante está dimensionado para coincidir con el seno opuesto. Cuando sea posible, el implante se coloca debajo de un músculo del pecho. También puede recrearse utilizando tejido propio de una mujer. A veces, un segmento de la pared abdominal inferior se puede utilizar. Otras opciones de tejido para reconstrucción utilizan grasa y músculo de las nalgas. No afecta al control y la prevención del cáncer.

Mamoplastia: Toda la información que necesitas saber

Con el embarazo, los cambios de peso, la práctica de un deporte intenso o edad, el pecho de la mujer puede parecer más pequeño o perder su forma. Existen soluciones para abordar este tipo de problemas, mediante una mamoplastia.

Tipos de implantes mamarios o mamoplastia

Existen dos tipos de implantes:
-El implante de mama de silicona: Son los más utilizados y los más estéticos debido a su apariencia natural y puedes usarse en el caso de cualquier enfermedad maligna o autoinmune(cáncer de mama, problemas reumáticos, etc.). El tacto y la textura es similar a la de un pecho natural.
-El implante mamario de solución salina: El implante se coloca debajo de la glándula mamaria y luego se infla con solución salina en una segunda intervención. El cirujano puede armonizando así los volúmenes de cada seno.

La intervención quirúrgica de la mamoplastia

El aumento de senos se realiza bajo anestesia general. El procedimiento dura aproximadamente dos horas y hay que permanecer uno o dos días en el hospital después de la operación y de 10 a 15 días de descanso. El cirujano puede poner la prótesis de dos maneras:

-Detrás de la glándula mamaria: técnica subglandular
-Detrás del músculo pectoral: técnica submuscular.
-Mediante una pequeña incisión en la axila, o a través de la areola periareolar.

El seguimiento postoperatorio de la momoplastia

Es normal sentir molestias durante 8 a 10 días después de la operación, durante los cuales el pecho estará algo hinchado. Pero no hay que preocuparse, porque es normal
En las tres semanas siguientes a la operación, hay que evitar conducir y no levantar objetos pesados. Al menos seis semanas después de la cirugía, hay que evitar hacer deporte y levantar los brazos.

Después de 15 días, hay que realizar una visita de seguimiento con el médico que realizó la operación. Esta consulta se debe repetir después de un mes de la operación y después de los tres meses, para comprobar el resultado de la cirugía. Por seguridad se recomienda realizar revisiones periódicas cada cinco años, para evitar complicaciones.

Tenga en cuenta que toda intervención quirúrgica, por muy bien que vaya puede tener algún tipo de complicaciones, para evitarlo lo más recomendable es seguir las revisiones periódicas recomendadas y acudir de inmediato a su cirujano en el caso de que observa algún tipo de anomalía o molestia que no sea habitual.

Siguiendo estas recomendaciones, no tendrás que preocuparte de nada y podrás disfrutar de una figura envidiable.

¿ Que debo saber sobre la mamoplastia ?

La mamoplastia crece cada vez más entre las mujeres. La gran mayoría de ellas busca la manera de verse más atractivas y sentirse mejor. En esta operación encuentran una salida rápida y eficaz de modificar su cuerpo y lograr la perfección que siempre buscaron. Sin embargo, antes de decidirse a esta práctica, hay cosas que se deben conocer y saber.
Que esté de moda no significa que sea sencillo
Si bien es una tendencia que crece entre las mujeres, es importante no olvidar que terminar siendo una cirugía estética y, como toda persona que entra en un quirófano, existen los mismos riesgos. Antes de realizar esta operación hay que tomar el caso muy enserio y realizar todos los exámenes médicos pertinentes. Además del preoperatorio, es fundamental verificar el sitio en donde se realizará y los profesionales a cargo.
¿Por qué realizar una mamoplastia?
Las mujeres tienen muchas y variadas razones del porqué de esta decisión. Entre las más frecuentes se encuentra el tener pechos pequeños o creer que son diminutos y la intención de corregir reducciones que pueden surgir luego de un embarazo o lactancia.
En casos netamente estéticos, hay mujeres que deciden realizar esta intervención quirúrgica porque desean corregir todo tipo de diferencia de tamaño entre ambas mamas.
Preparativos antes de la cirugía
Como se mencionó anteriormente, es indispensable realizar un laboratorio completo que incluya electrocardiograma con riesgo quirúrgico y una mamografía o ecografía de las mamas. A esto hay que sumar una evaluación de los pechos expedida por el ginecólogo y una medicación que prescriba el médico para disminuir o evitar inflamaciones o hematomas.
¿Cómo es la cirugía?
La prótesis se puede colocar de distintas formas, estas son:
Vía periareolar: se trata de una incisión alrededor de la areola, en donde la cicatriz usualmente se camufla en la piel más oscura y el resto de la mama.
Vía submarina: se realiza a través de un surco bajo las mamas. Es utilizada cuando el tamaño de la areola es tan pequeño que dificulta el ingreso de la prótesis.
Vía axilar: esta se ingresa a través de un pliegue que se realiza en la axila.
Todas estas técnicas se utilizan para que la cicatriz quede lo más escondida posible. En cuanto a la prótesis, hay dos lugares en donde puede ubicarse: detrás de la glándula mamaria o detrás del músculo. La primera es la más habitual y simple. La segunda se realiza cuando la paciente tiene poco tejido para cubrir la prótesis.

Pasos a seguir para optimizar el proceso de cirugia por parte del paciente.

La ciencia avanza a pasos agigantados y la cirugía de mamas no es una expcepción. Hay muchas razones para ella, desde un simple aumento de mamas porque la mujer piensa que son demasiado pequeñas, hasta corregir una asimetría mamaria o corregir unas mamas tuberosas. Sea cual sea la razón, aquí van unos consejos para optimizar el resultado de este tipo de cirugía.
Para que todo salga como esperas, antes de la operación, por supuesto es necesario hacerse un exámen medico en el que asegurarse de que tu estado de salud es el adecuado para la intervención, y reducir a cero los posibles riesgos de la cirugía. Es una operación sencilla y poco riesgosa, pero hay que asegurarse de que se hace en las condiciones óptimas para ello. Y para ello el consejo de los profesionales es esencial. Ellos son los que mejor te van a aconsejar los pasos a seguir, qué tipo de mamoplastia o qué tipo de mamas son las más indicadas para el caso concreto, y en definitiva, todo lo referente a la operación. Es importante saber qué medicación se debe o no tomar antes de la operación o si hay algún tipo de cuidado contreto que tengas que seguir. Además, las enfermeras te dirán cómo mantener higienizada la zona a tartar y qué ropa llevar para evitar infecciones. Todo ello para conseguir el mejor resultado posible.
Tanto para la opaeración como para los primeros días de postoperatorio es conveniente que haya alguien a tu lado para ayudarte hasta que te recuperes porque habrá cosas que no podrás hacer por tí misma. Sobre todo los tres primeros días son algo molestos y tendrás que seguir revisiones y no viajar por lo menos durante las primeras 24 horas. Es conveniente que los profesionales revisen que todo ha salido como se esperaba y que no surje ningún contratiempo o imprevisto tras la cirugía. Como en siete días si todo va bien ya se puede hacer vida normal y a los 15 se quitan los puntos. Para evitar problemas después de la operación, sobre todo al principio, es esencial seguir las instrucciones que te dé el doctor.
En definitiva, antes de la operación hay que informarse bien de los tipos que hay, cuál va a ser la más adecuada para tu caso y seguir las indicaciones de los profesionales tanto antes como después de la operación. Así obtendrás el mejor resultado.

4 trucos para cuidarte más en el otoño.

El siguiente texto tiene el objetivo de transmitir a todas las mujeres algunas formas para cuidarse mucho más llegado el otoño. Para ello se citará en que consiste una mamoplastia y todos sus beneficios.

Una mamoplastia no es más que un tratamiento quirúrgico con el objetivo de conseguir una mejora de la forma y aumento del tamaño de las mamas. Este tipo de procedimiento va dirigido para aquellas mujeres que no estén contentas con el tamaño de sus mamas ya que son demasiado pequeñas (senos hipoplásicos), para aquellas que debido a un embarazo o por pérdida de peso tengan que reducir o corregir alguna mama caída, para las que quieran equilibrarlas simétricamente y, finalmente, para aquellas que quiera corregir una deformidad congénita también conocido como mamas tuberosas. Ese tipo de operación se puede realizar en aquellas mujeres que hayan cumplido los 16 años y hayan desarrollado totalmente su caracteres sexuales.

Este tipo de correcciones se realizan de una manera muy simple, tan solo a través de una inserción de un implante detrás de cada mama, incrementando las tallas que se desee. Tras las mamas se suelen dejar unos tubos de drenaje durante dos o tres días para que la sangre circule más deprisa por la herida y salgo al exterior evitando inflamaciones y dolencias.

Ahora bien, después de la operación se sentirá molesta y cansada durante unos días, no obstante podrá volver a su rutina habitual al cabo de dos o tres días. Cabe decir que recibirá una medicación para tratar las molestias que suelen surgir después del post-operatorio: los primeros días con analgésicos.

Al cabo del segundo o tercer días, se retirarán los vendajes y los drenajes y se le asignará el tipo de sujetador más recomendable para llevar. Finalmente comentar, que las suturas de las heridas serán eliminadas a las 2 semanas de la operación; sin embargo, la mama tardará algunas semanas más hasta recuperar su forma y aspecto normal.

Por último comentar, que aquellas mujeres que hayan sido operadas podrán ejercer diferentes tipos de deportes pasado el tiempo de recuperación estipulado (aproximadamente un mes). Un ejemplo de éstos pueden ser: el buceo, tenis, estiramientos, natación, pilates o yoga entra otros muchos más.

Qué debes saber antes de someterte a una mamoplastia

La mamoplastia es una de las intervenciones quirúrgicas más practicadas en España, ocupando entre 40 y el 50 % del total de operaciones de estética realizadas.

Si estamos planteándonos someternos a algunas intervención de este tipo, nos conviene tener en cuenta algunas cuestiones.

Para empezar, debemos saber que existen diferentes tipo de prótesis, en cuanto a forma y material, a elegir según el tipo de paciente y sus necesidades. El gel de relleno puede tener una textura lisa o granulada, de forma redonda, o con realce, con una forma anatómica determinada... Nuestro cirujano nos ayudará a escoger el tipo de implante que más nos convenga, según nuestros deseos y nuestras características anatómicas. El centro debe ofrecernos la garantía de que las prótesis mamarias pueden reponerse en cualquier momento, por lo que deberán facilitarnos un resguardo con toda la información sobre el modelo, marca, el tamaño y el número de serie del que nos han implantado.

En cuanto el centro médico, la operación deberá realizarse en un centro hospitalario, donde permaneceremos durante las 24 horas postoperatorias para un mayor control de nuestra correcta evolución tras la intervención. Esta se realiza con anestesia general y dura aproximadamente una hora. Una vez dada el alta, el control de la prótesis se realizará con cierta periodicidad durante un año, y posteriormente tendrá un control anual con nuestro ginecólogo. Cuando la prótesis se coloca tras el músculo mamario, podemos tener molestias durante el mes siguiente a la operación, aunque este se puede combatir perfectamente con analgésicos que disminuyen el dolor. La sensibilidad del seno también puede variar durante los siguientes seis meses a la intervención. Tras la operación, la paciente puede incorporarse a su trabajo en 4 días, a menos que este implique un esfuerzo físico significativo, en cuyo caso deberá esperar un mes.

Normalmente, el presupuesto que nos realizan para la cirugía cubre todo el pre y el postoperatorio, pero no suele ser así en caso de que surjan complicaciones. Esto es un punto a preguntar cuando nos estemos decidiendo por un servicio.

Circulan muchas leyendas urbanas acerca de que los implantes mamarios dificultan los exámenes de senos y el paso de la leche durante la lactancia, pero en realidad sus efectos nocivos son en una proporción mínima, y en ningún caso impiden que la paciente sea auscultada ni que amamante a su bebé.

Como lucir en verano un bikini a la moda.

El verano es el momento decisivo para mostrar nuestra mejor imagen. Si hemos hecho deporte durante todo el año nuestro cuerpo estará tonificado, sin un ápice de grasa y en forma para enfrentarte a todo tipo de actividades al aire libre y sin temor a lucir nuestra figura en la playa.

Uno de los ritos más importantes del verano es la elección del bikini. Dependiendo de los gustos de cada mujer, optaremos por un modelo elegante que nos favorezca al máximo; un modelo práctico, que se adapte a nuestro cuerpo para poder realizar todo tipo de deportes acuáticos; o un modelo diminuto, que nos permita tomar el sol en cada parte de nuestro cuerpo.

Actualmente la moda es sumamente versátil, y es muy fácil encontrar el bikini que cumpla las caracterizas que deseamos en cada caso, tanto en diseño, color, textura y elástico de la tela. Pero al llegar el momento decisivo de probarnos el bikini de nuestros sueños, podemos sufrir una pequeña decepción al ver que no lo lucimos tanto como desearíamos. Una parte clave en el cuerpo de la mujer es el pecho. Si lo tenemos muy pequeño o si no nos gusta su forma, la mejor solución es realizar una mamoplastia, Actualmente es una de las operación más comunes en las clínicas de cirugía estética. En nuestro centro médico, E. Lalinde y Asociados S.L, somos especialistas en este tipo de cirugía, por lo que podemos asesorarte en cualquier duda que tengas al respecto y aconsejarte sobre la mejor intervención quirúrgica y la más recomendable para tu caso concreto. Piensa que esta es una opción que debes tener en cuenta para conseguir el pecho que deseas y que va a realzar al máximo nuestra figura. Un pecho bonito favorece enormemente el modo en que nos va a sentar la ropa. Si bien, podemos lucirlo sobre todo con el bikini, no hay que olvidar que también vamos a tener mejor figura con cualquier top, camiseta o vestido.

De modo que si estás pensando someterte a una mamoplastia puedes tener la certeza de que con ella vas a lucir el bikini de moda mucho mejor y con mayor satisfacción para ti, ya que vas a verte mucho más atractiva y segura.

Después solo tienes que al máximo del verano, del sol, de la playa y de la arena, o de la piscina, viéndote en todo momento atractiva, feliz, guapa y perfecta.

La mejor mamoplastia es la que nos permite una mejor calidad de vida.

Para una mujer, el pecho es una de las partes más importantes de su cuerpo, ya que está relacionado con la belleza femenina. Los estereotipos de belleza son muy diversos y dependen de cada persona y de las diferentes culturas, por lo tanto no existe una determinada forma o tamaño ideal. No obstante, lo que sí sería ideal es que, como mujer, puedas sentirte a gusto contigo misma. Si piensas que tienes los senos muy grandes o, por el contrario, los tienes muy pequeños, esto ya no supone un problema. Gracias a la cirugía, podrás aumentar, disminuir o modificar la forma de tus mamas y, con ello, mejorar tu calidad de vida.
La mamoplastia de aumento, comúnmente conocida como aumento de pecho, es un procedimiento quirúrgico que consiste en aumentar el volumen de las mamas y mejorar su forma a través de la colocación de un implante detrás del seno.
Existen muchas razones por las que realizar una mamoplastia de aumento:

Mejorar el contorno corporal de una mujer que piense que sus mamas son pequeñas. Puesto que el estereotipo de belleza actual no incluye a las mujeres con senos pequeños, a muchas les puede causar sensación de disminución física y, por consiguiente, también psíquica con respecto a mujeres que tengan bastante pecho.
Corregir una reducción del volumen de las mamas debido a la pérdida de peso, un embarazo, etc. Por un lado, el aumento o la disminución de peso puede hacer que el volumen del pecho también varíe. Por otro lado, tras un embarazo, los senos pueden quedar flácidos.
Corregir una mama caída. Con el paso del tiempo y debido a diversos factores (embarazo, lactancia, fuerza de la gravedad), la piel pierde elasticidad y firmeza y, por ello, las mamas tienden a descolgarse.
Equilibrar una asimetría de las mamas, debido a que una de ellas es claramente diferente en forma y/o tamaño a la otra. Cuando esta asimetría es muy evidente puede producir una distorsión en la percepción de tu cuerpo.
Corregir mamas tuberosas, es decir, unos senos cuyo desarrollo ha sido insuficiente en la parte inferior y, en cambio, su aureola es muy grande.

En definitiva, esta intervención no tiene otro objetivo más que el de mejorar tu bienestar personal, social, físico y sexual. Son ya muchas las mujeres que han dado este paso y han obtenido unos resultados excelentes y satisfactorios.

Consigue lo que buscas para este verano 2014.

Si no te sientes a gusto con tu pecho porque con el paso del tiempo se ha descolgado o simplemente porque quieres hacer un aumento o reducción de pecho, para que tu cuerpo sea más armónico, la cirugía de mamas es hoy en día una opción muy recomendable. Este tipo de cirugía puede mejorar considerablemente tu autoestima, si mirarte al espejo y sentir que no tienes el cuerpo deseado ha llegado a ser un problema en tu vida.
La cirugía de mamas puede aumentar la talla de pecho, así como reducirla. También se puede corregir una pérdida de volumen en la mama si has perdido peso y tu pecho ha quedado algo flojo o incluso caído. Si no tienes los pechos simétricos, también puedes corregir esto con una intervención de este tipo o corregir mamas tuberosas o mamas que no se desarrollaron apropiadamente en la pubertad.
No te preocupes si tienes poco tiempo y piensas que hacerte una operación de este tipo puede llevarte mucho tiempo porque no es así. La hospitalización dura entre 24 y 48 horas y a partir de los primeros tres días podrás hacer una vida normal con la consiguiente supervisión periódica de tu cirujano. A los quince días se te retirarán los puntos, y será un mero trámite nada molesto, por lo que te irás a casa de inmediato.
Si deseas aumentar las mamas, los implantes pueden ser de distintos materiales. Los de silicona, tras numerosas investigaciones son los más seguros y los que tienen una textura más parecida a una mama natural, sin embargo para aquellas mujeres que por algún motivo no quieran usar este tipo de implantes, tienen los implantes de suero como otra alternativa segura.
Además estos implantes son de gel cohesivo, lo que garantiza que la silicona no salga de la bolsa si esta por algún motivo se rompe. Además el implante rugoso, actualmente se utiliza más que el liso, ya que reduce en gran medida que haya una contractura capsular. A parte de todos estos detalles, hay implantes de diferentes modelos para que el pecho quede más alto, más natural o más exuberante. De todos modos, para elegir el mejor implante hay que contar con la opinión del profesional para que el implante elegido esté en consonancia con nuestro cuerpo.
Para finalizar, si quieres tener el pecho que tanto habías deseado, infórmate sobre las distintas posibilidades que la cirugía de mamas te ofrece.

Manual del buen paciente. Indicaciones para mejorar tu salud.

La mamoplastia de aumento, es una operación indicada para pacientes con mamas pequeñas o que, tras el amamantamiento tuvieron una reducción significativa de volumen mamario, sin que se produjera caída de las mamas. Una parte del éxito de cualquier operación depende de que el paciente sea capaz de seguir las instrucciones del médico y de los cuidados pos-operatorios, por ello, queremos darte unos consejos para superar con éxito el pos-operatorio de la cirugía de los senos.


La paciente tiene que saber que el sujetador que se le coloca después de la intervención debe ser mantenido y usado continuamente, durante, al menos cuatro semanas, sólo podrá quitárselo para el baño. En todo caso debe evitarse mojar el área intervenida hasta que se retire el vendaje compresivo. En caso de que se hayan mantenido los drenajes después de la intervención, deberán retirarse en un tiempo máximo de 48 horas. Los puntos de sutura a las dos semanas. Se recomienda evitar levantar los brazos y realizar movimientos bruscos, por lo que conducir, en las dos semanas posteriores a la operación, estaría totalmente desaconsejado, así como también levantar objetos pesados o a los niños. No se deben rasurar las axilas durante, al menos, las dos semanas después de la operación. No se debe dormir en posición bocabajo, en las cuatro primeras semanas después de la cirugía o el tiempo que le indique el médico. Ni tampoco se debe tomar el sol directamente los primeros dos meses posteriores a la cirugía.

Cuidarse. El bienestar de un buen posoperatorio.

En la actualidad realizarse una cirugía estética resulta ser cotidiano y a pesar que muchas mujeres desean volver a sus labores diarios, existen algunos consejos y situaciones en general que deben tenerse en cuenta a la hora de enfrentar un posoperatorio. Pero lo más importante es que confíes en el profesional que llevará a cabo la operación, pues él sabrá darte los mejores consejos.

Las cirugías estéticas, si bien son de un riesgo menor, es necesario contar con el respaldo de un buen profesional, el cual te aconseje no solamente los cuidados que debes tomar con antelación a la operación que te deba realizar, sino que además es necesario tener en cuenta los consejos para poder pasar el posoperatorio de la mejor manera posible.

Postoperatorio de la mamoplastia. Consejos Prácticos.

Tener unos pechos con volumen y firmes es casi un deseo inherente para la mayoría de las mujeres. Este hecho ha dado lugar a que la cirugía del pecho se convierta en una opción muy viable para aquellas mujeres que no están plenamente satisfechas con el aspecto de sus senos.

El uso de las nuevas tecnologías para el embellecimiento mamario ha conseguido que la cirugía alcance un nivel donde se obtienen resultados rápidos, seguros y de gran belleza, sin que afecte de ningún modo a la sensibilidad, erección del pezón ni a la lactancia.

La mamoplastia es el procedimiento quirúrgico con el que se aumenta y corrige la forma de los senos. La mamoplastia es la solución ideal para aquellas mujeres que deseen corregir el tamaño y la forma de sus mamas ya que gracias a esta intervención quirúrgica se consigue:

- Corregir un volumen mamario insatisfactorio
- Corregir la perdida de volumen mamario como consecuencia de embarazos o pérdida de peso.
- Corregir la mama caída
- Corregir una diferencia de tamaño en los senos
- Como cirugía de reconstrucción tras un cáncer de mama.

Como en toda intervención quirúrgica, conseguir un resultado satisfactorio tras una intervención de mamoplastia va a depender, en gran medida, del cuidado postoperatorio y del seguimiento de las instrucciones medicas. También será necesario un seguimiento médico para supervisar la evolución de los pacientes con el fin de evitar la inquietud o los síntomas anormales que puedan aparecer tras la cirugía de mamoplastia.

Por lo tanto, para garantizar el éxito de la mamoplastia, el seguimiento de las siguientes recomendaciones postoperatorias será de vital importancia:

1. Después de una operación de mamoplastia los pechos estarán hinchados durante varios días y habrá que llevar un vendaje elástico durante este tiempo.
2. El área tratada no deberá mojarse hasta no haber retirado el vendaje compresivo.
3. Al retirar el vendaje comprensivo habrá que usar un sostén sin aros ininterrumpidamente durante cuatro semanas.
4. Para evitar el riesgo de endurecimiento del implante, el cirujano puede recomendar que a partir del cuarto día de la operación se realice sobre el implante un suave masaje.
5. Durante las primeras 48 horas el paciente debe guardar reposo absoluto.
6. Es recomendable permanecer en posición semisentado para reducir la inflamación alrededor del pecho. Un par de almohadones serán suficientes para conseguir la inclinación necesaria.
7. Tras la intervención de mamoplastia no se debe dormir boca abajo durante las primeras cuatro semanas.
8. Se aconseja limitar la actividad durante un mínimo de dos semanas tras la intervención.
9. Se evitará levantar los brazos en la medida de lo posible.
10. Bajo ningún concepto se podrá levantar objetos pesados.
12. No es conveniente tomar el sol directamente durante los dos primeros meses posteriores a la mamoplastia.
13. Las actividades deportivas no estarán recomendadas durante los tres primeros meses.

Pagina de inico